Sala de prensa

Nota técnica sobre el vuelo al Volcán Popocatépetl realizado el 10 de julio de 2013

Fotografía

México, D.F., 10/07/2013

A lo largo del periodo eruptivo iniciado desde 1994, se ha podido observar que los domos de lava emplazados en el cráter han sido posteriormente destruidos mediante erupciones explosivas, cuya magnitud ha estado en relación directa al tamaño de los domos y su velocidad de emplazamiento. Por ello, es muy importante realizar vuelos de reconocimiento que permitan evaluar las dimensiones del domo y analizar su evolución.

Debido al incremento de la actividad registrado y reportado por el CENAPRED, y al repunte en dicha actividad observado durante junio y principios de julio, se han solicitado varios vuelos que han sido proporcionados por la Secretaría de Marina-Armada de México. El último de estos vuelos fue realizado el 10 de julio, en un avión Casa, con personal de las subdirecciones de Riesgos Geológicos y de Instrumentación del CENAPRED, así como de la misma Secretaría de Marina-Armada de México.

Como resultado de estos vuelos, se ha podido seguir la evolución, crecimiento y destrucción de varios domos, con detalle. En particular durante el vuelo del 10 de julio pudo observarse el interior del cráter, a pesar de la intensa desgasificación y emisión de ceniza, lo que permitió observar el nuevo domo (46) y corroborar que tiene alrededor de 250 m de diámetro, unos 20 m de espesor, y un volumen aproximado de 2.6 millones m3. El emplazamiento de este domo debe haber ocurrido durante los episodios de tremor que se han reportado durante la última semana.

Mediante la cámara FLIR (infrarroja térmica) con que cuenta el avión de la SEMAR se pudo también corroborar la presencia y dimensiones de este domo. Adicionalmente se pudo ver que, debido a la poca profundidad del cráter, incluso eventos que no dejan una traza sísmica importante están lanzando fragmentos incandescentes por encima del Labio Inferior, que se están depositando sobre las laderas externas del volcán.

Estas condiciones implican la posibilidad de que en los próximos días la actividad del volcán pueda incrementarse durante nuevas fases de crecimiento de este domo de lava, con la emisión de plumas persistentes de ceniza y la expulsión de fragmentos incandescentes, o en caso de que se inicie la destrucción del mismo, explosiones con columnas de cenizas de hasta varios kilómetros de altura.

Es por ello que debe seguirse realizando este tipo de vuelos para identificar, de ser el caso, un crecimiento súbito del domo y la dirección en que pueda desbordarse.

-Dirección General de Comunicación Social-

Ver más noticias


Última modificación:
Sabado 19 de diciembre de 2015 a las 17:04:25 por Prensa Prensa