Sala de prensa

Mensaje del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, durante la Clausura del Séptimo Foro Nacional sobre Seguridad y Justicia. Reforma al Sistema de Justicia Penal a Un Año de Vigencia

Discurso

México, D.F., 21/05/2015

Muchas gracias, muy buenas noches a todas y a todos.

Particularmente saludo a Ernesto, a Alejandro.

Saludar, si me lo permiten, siempre en este esfuerzo de siete años ya, de ellos dos, pero particularmente, en el caso de Alejandro, que siempre está la solidaridad de su familia. Aquí está Matilde, a quien saludamos con mucho afecto.

Saludar al señor Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila, y no quiero devolver lo que él ha expresado de reconocimiento hacia el Gobierno de la República, pero sí quiero dejar puntual el caso específico del Estado de México.

Lo fácil y lo sencillo para algunos, podría ser: ya está implementado en mi estado, y ya no tengo absolutamente nada que hacer, incluso, ni estar en este evento.

Lo que se tiene que entender, es que se tiene que poner en marcha y se tiene que estar evaluando, para que éste, este nuevo proceso, sirva y sirva bien a todas y a todos los mexicanos.

Escuchar al Gobernador que dice me llevo la tarea de aplicar lo que aquí fue en sus conclusiones, es escuchar a un hombre comprometido. Muchas felicidades, señor Gobernador.

Saludar a la señora senadora.

Señor presidente del Tribunal de Justicia del Distrito Federal.

Saludar, por supuesto, a los integrantes de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas.

A una gran institución como es don Sergio García Ramírez, es un honor estar con usted en este foro.

Saludar a mi amigo, el señor Coordinador del Gobierno de la República, Humberto Castillejos, jurídico.

Ayer mismo, cuando el Presidente -lo hace normalmente-, pero cuando llega de una gira o de un evento llevando sus tarjetas, lleva instrucciones hacia todos nosotros, y si me permite una infidencia, señor asesor jurídico, coordinador jurídico, es que le dio la instrucción inmediata, que algo que por cierto dijo el Presidente aquí, le dijo a Alejandro y le dijo a la doctora Fromow, se me olvidó hacer referencia a que vamos a hacer la modificación al Decreto para que la SETEC pueda alargar su periodo de vida. Esto quiere decir que no solamente esté hacia junio del próximo año, sino Humberto ya tiene la instrucción del Presidente para que pueda alargarse.

A todas y a todos ustedes, con el gusto de saludarles.

Sé que ha habido ministerios públicos, jueces, funcionarios de todos los ámbitos de gobierno, mucha sociedad civil, muchos y siempre reconocidos integrantes de los cuerpos de seguridad, a quienes les saludamos con aprecio y reconocimiento, a todas y a todos ustedes, muy buenas tardes.

Decirles que estar hoy de nueva cuenta con ustedes en este foro, que en sus siete años de vida ha sido un espacio fundamental de reflexión, debate y acuerdo en materia de seguridad y justicia.

Un espacio creado por ciudadanas y ciudadanos comprometidos, que hace 10 años imaginaron cómo podía ser el nuevo modelo de justicia en México, y que desde entonces han impulsado esta gran transformación.

Con su trabajo, ustedes reflejan la unidad que debe de existir entre todos los actores involucrados, públicos y privados, para que juntos, logremos materializar la justicia transparente y eficaz que los mexicanos merecemos.

Agradezco de nuevo a las y a los integrantes de la Red de Organizaciones Civiles de Apoyo a los Juicios Orales y el Debido Proceso y, especialmente, a mis amigos Alejandro Martí y a Ernesto Canales esta invitación.

En seguridad y justicia, los mejores resultados surgen cuando sociedad y gobierno caminamos juntos.

Cuando nos escuchamos, proponemos y ponemos en marcha soluciones compartidas.

Porque más allá de si nos sentamos de un lado o del otro de una mesa, lo importante verdaderamente es que los propósitos de ambos y los objetivos son los mismos.

Sociedad y gobierno trabajamos por un México de leyes, de derechos que se respeten y libertades que se garanticen.

Sociedad y gobierno queremos una justicia cercana y accesible, que se centre en el bienestar de las personas.

Y sociedad y gobierno sabemos que para ello, hay que concretar la transformación de nuestro Sistema de Justicia Penal, no solo de forma, sino de fondo.

En ese sentido, el foro que concluye esta noche, ha sido una vez más un espacio de gran utilidad y contenido, porque es importante señalar retos y necesidades, pero es más importante aún, cómo aquí se ha hecho de una manera clara y directa, la aportación de soluciones.

Estos dos días han sido ejemplo de eso, de una evaluación crítica, pero siempre propositiva, con planteamientos que en el Gobierno de la República recogemos con gran interés.

Porque la mejor manera de rendirle cuentas a la ciudadanía es trabajando juntos para dar resultados concretos.

Porque avanzar es mucho más que tachar pendientes en una lista. Es asegurarnos de que el nuevo sistema tenga cimientos sólidos y duraderos.

Esto requiere que cada uno de los eslabones que participan en el proceso, entiendan la relevancia de su rol, y lo asuma con profesionalismo.

Desde el policía que persigue un delito y cuida la escena, hasta el Ministerio Público que lo investiga.

Desde el defensor público-privado, hasta el juez que dicta una sentencia.

Sabemos también que la justicia tiene que ir más allá de lo punitivo; debe, sobre todo, traducirse en mejores condiciones para la convivencia social.

Por eso, trabajamos por una justicia que impulsa la mediación y evita que los conflictos escalen, que genera proximidad entre los ciudadanos y sus policías, y que promueve la confianza de las personas en sus instituciones.

Y aquí hago hincapié en la importancia de investigar los delitos desde una nueva perspectiva, una que permita sustentar acusaciones cada vez más en pruebas y evidencias, y ya no principalmente con base en confesiones.

Se trata pues de poner la ciencia al servicio de la justicia y de garantizar el carácter científico de las investigaciones.

En el Gobierno de la República entendemos que la justicia se basa en la ley, y se finca en las instituciones, por ello hemos avanzado en cada uno de estos frentes.

La reforma constitucional de 2008 fue un punto de partida, pero concretarla requiere de una estructura legislativa complementaria, tanto a nivel federal como en lo local, como aquí se ha manifestado.

Por eso, desde el primer día y en respuesta a una demanda social, el Presidente Enrique Peña Nieto impulsó la publicación de la Ley General de Víctimas; la creación de una nueva Ley de Amparo.

Y recuerdo ese primero de diciembre del 2012, cuando anunció el diseño de un Código Nacional de Procedimientos Penales, y recuerdo cuando Alejandro se paró a aplaudir esta propuesta del Presidente Enrique Peña Nieto.

Juntos con la Ley de Mecanismos Alternativos de Solución a Controversias, y gracias al trabajo responsable del Congreso, todos estos instrumentos son ya una realidad.

En este sentido, la instrucción que en este foro dio ayer el Presidente, fue clara: seguir trabajando muy de cerca con el Congreso para contar, cuanto antes, con las leyes pendientes en materia de ejecución penal, de delincuencia organizada y de justicia para adolescentes, entre otras.

A la par de lo anterior, y como ustedes saben, trabajamos diariamente a través de la SETEC con las entidades federativas para poner en marcha el nuevo modelo de justicia en todo el país.

La instrucción a la doctora Fromow es estar en los estados, allá está, un día en el sur, otro en el norte, pero apoyando y respaldo el esfuerzo de los estados del país.

Sabiendo que acelerar el paso no significa hacer las cosas de manera apresurada, y que no se trata de cumplir por cumplir, sino de cumplir a tiempo y, además, de hacerlo bien.

Debemos redoblar el esfuerzo de difusión en toda la República, para que en cada rincón del país los mexicanos conozcan la reforma y exijan su cumplimiento.

A la par, es necesario seguir trabajando para contar con salas de juicios orales adecuadas, con equipamiento tecnológico suficiente, y con un gran número de operadores con las habilidades y competencias acordes con el nuevo modelo.

En esto, quiero subrayar que, como lo expresaba Alejandro Martí el día de ayer, la policía juega un papel fundamental, como lo ha expresado el Gobernador Eruviel Ávila.

De ahí la importancia de contar con policías profesionales en todo el país, policías preparadas que tengan, como aquí se ha dicho, salarios dignos, que sean confiables y que actúen de manera coordinada con el Ministerio Público.

No tengan duda de que así como lo estamos logrando a nivel federal, el compromiso del Presidente de la República es seguir trabajando muy de cerca con las entidades para que así suceda también a nivel local.

Ese es precisamente el objetivo de la iniciativa que envió el Presidente al Senado, en diciembre pasado.

También mantendremos la colaboración con Universidades y Barras, para formar a los abogados que van a realizar su labor profesional en las nuevas salas de juicios orales. Porque más allá del qué, el nuevo sistema implica un nuevo cómo, y porque más allá de las normas, se trata de transformar a fondo nuestra mentalidad y nuestras prácticas.

Y no podemos cerrar los ojos ante la realidad de que esto requiere tiempo, no solo para su implementación, sino para que las personas lo comprendan, lo asuman y lo utilicen.

Quedan 394 días para cumplir un mandato constitucional que no está a discusión. El nuevo Sistema de Justicia Penal debe de ser una realidad en todo el país.

El 18 de junio del 2016, marcará el final de una etapa, pero también el inicio de otra, donde el trabajo entre sociedad y gobierno seguirá siendo fundamental.

Juntos, a partir del seguimiento, la evaluación permanente y la adopción de mejores prácticas, habremos de consolidar el funcionamiento óptimo de la justicia penal acusatoria.

En la ley, tenemos un sistema de justicia de vanguardia, asumamos a plenitud el reto de concretarlo en la vida, en la vida de las personas.

Sigamos trabajando con una visión integral, sumando capacidades, sin perder de vista el plazo que tenemos enfrente.

No es momento ni de triunfalismo, ni de pesimismo, sino de hacer lo que haga falta.

Aquí todos somos aliados; si falla uno, fallamos todos, y cuando avanza uno, también avanzamos todos.

La justicia eficaz es el mejor mecanismo para que las personas ejerzan sus derechos y libertades sin mayor límite que la ley.

Es también la mejor manera de abatir la impunidad e impulsar el desarrollo, porque un país más justo es un país más seguro, y un país más seguro es también un país, siempre un país más próspero.

De eso se trata la transformación de nuestra generación, que nuestra generación tiene la responsabilidad de concretar, de lograr una justicia que ponga en el centro de las personas y que ahí, en ese centro, el centro deben de ser las personas, que fortalezca el tejido social y afiance el Estado de Derecho.

Una justicia que promueva el respeto a la legalidad y a la dignidad humana, que actúe con transparencia, respete la presunción de inocencia y brinde certeza en todo momento.

Y una justicia cercana, que contribuya a la convivencia armónica y a la confianza de los ciudadanos en sus autoridades.

Para ello, no hay mejor camino que la suma de voluntades, porque frente a este reto, solo, solo trabajando en unidad vamos a encontrar los objetivos que buscamos.

Alejandro, Ernesto, y a todos los participantes en este foro, los felicito nuevamente.

Estoy seguro de que trabajando juntos, sociedad y gobierno, habremos de concretar el modelo de justicia que los mexicanos, que las y los mexicanos merecemos. Muchas gracias por su atención.

Y si me permiten, en este alto honor de hacer la clausura, hoy 21 de mayo de 2015, declaro formalmente clausurados los trabajos, intensos, muy importantes, de este Séptimo Foro Nacional de Seguridad y Justicia.

Lo hago con la certeza de que la próxima vez que nos encontremos en este foro, lo haremos ya dentro de una nueva etapa de justicia penal en todo México.

-Dirección General de Comunicación Social-

Ver más noticias


Última modificación:
Sabado 19 de diciembre de 2015 a las 17:04:25 por Prensa Prensa